viernes, 19 de mayo de 2023

Este gran amor..

 

Se dormía cansado de amar en la madrugada,

 y despertaba temprano en la mañana.

 Corría enloquecido y nos buscaba,

 Jugaba a ocultarse y se columpiaba

 en las farolas al atardecer.

 Ese alocado amor  un día quedó mudo,

 desaprendió las palabras, 

los gestos de dulzura,

  nos miraba desde lejos.

 Ni la luna entendía su silencio

 Una noche lo vi marcharse sigiloso,

 maltrecho, abrumado, con el paso cansado

 con las manos vacías, sin mirar atrás.

 Lo encontraron enredado en los rosales

 Herido de muerte, las espinas clavadas

 Su corazón sangraba de dolor.

 Un gran amor no puede morir así.

 Fui a buscarle, le di calor, curé las heridas

 Solo le quedaba un finísimo hilito de vida

 Un instante, solo un instante.

 Este gran amor insolente y malcriado

 Necesita cuidados especiales

 Necesita deshacer la soberbia

 Necesita pensar antes de hablar

 Necesita tomar un sorbo de paciencia

 Ser más tolerante y perdonar,

 Este gran amor aún puede soportar

 los vendavales más violentos

 Porque este es un gran amor como no hay otro.






 

 

 

 

 

 

 

 

sábado, 7 de enero de 2023

 Por el cinco de enero,

para el seis, yo quería

que fuera el mundo entero

una juguetería.
Miguel Hernández. 1910- Orihuela (Valencia)

lunes, 12 de diciembre de 2022

Tiempo

 El tiempo disfrutado es el único y

verdadero tiempo vivido.






Nostalgia

Se oscureció la tarde sin permiso

Cae una lluvia mansa y clara

 Silenciosa moja los cristales

 y besa la tierra dulcemente.

  Lluvia y nostalgia van de la mano,

 el dolor ancestral del milagro

 de la hierba y los árboles,

 de tanta espera resignada

 de la tierra ansiosa por calmar la sed.

 Lluvia buena y tranquila,

 que sin violentar derramas la esperanza

 de que algo al menos sea como siempre,

 dar gracias,

 y poder llorar mirando como cae

 a través de la ventana en solitario.

 



 

 

 

 

 

 

sábado, 8 de octubre de 2022

Cosas del otoño..

El otoño asoma
sereno, indolente
salpica de oro
las hojas de los árboles
el viento caprichoso
silba en el bosque,
le miente a las gaviotas
y a la luna.
¡Qué desconsuelo desandar
el camino del verano!
Se han borrado
las huellas en la arena,
flota en el aire
la nostalgia de las risas,
el bullicio de los niños,
angustia el alma este sosiego,
esta calma,
las gotas de la lluvia
dibujan en el sendero
pequeños charquitos
y mojan los cristales,
para atrapar de nuevo
aquel placer de infancia
que olvidamos,
mirar llover
a través de la ventana.