lunes, 9 de abril de 2018

Susurro del viento entre los álamos

El pueblo es más triste en invierno. Hace frío, mucho frío, un frío letal que atraviesa el alma. En las noches largas hay mucho tiempo para pensar, más pensar que dormir. 
Los árboles han quedado desnudos, la enredadera que cubría el tapial, tan bonita, que no cesaba de regalar sus flores, no es más que unas cuantas zarzas secas y marrones. En las calles de tierra el  barro se vuelve pegajoso cuando llueve, las huellas de los pocos carruajes que pasan las dejan poco menos que intransitables, llenas de agujeros que hay que saber sortear. 
El alcalde ha dicho que no hay dinero para el asfalto. Que tal vez el año próximo, si todo va bien.
Los resignados vecinos de esta zona olvidada no le creen. Lo miran callados pasear por el centro con su coche nuevo y lustroso.

 Juan y Santiago son hermanos. Santiago vive a una calle girando a la derecha de la casa de su hermano. El mayor y el más joven de los once hijos que tuvo la madre, en su humilde rancho, "en el medio del campo" como dicen los paisanos, y sin un médico que la asista. 
Juan, el hermano mayor, está casado con Catalina, tienen tres hijos, que ya han volado como golondrinas a la capital en busca del verano. Santiago en cambio está solo, muy solo, si no fuera por su hermano tantas veces no probaría bocado. Él también en un tiempo tuvo una familia, pero la vida ha sido muy dura para este hombre de mirada profunda y melancólica.

En las noticias de la radio, que Juan escucha al levantarse mientras toma una taza de café han dicho que vendrá tormenta mala, que se aconseja tomar precauciones.
Él con su mujer se han puesto a la tarea de acondicionar las jaulas de las gallinas y los patos, reforzar las ventanas y acopiar algunos alimentos. Juan no solo tiene que preocuparse por lo suyo, piensa en Santiago. Ha ido hasta su casa para avisarle que cierre muy bien puertas y ventanas. 
Ya comienza, de a poco como un susurro entre los álamos a soplar el viento, arisco y frío.

—Soplará mucho el viento, y lloverá, cierra muy bien todo Santiago.

— Es tan largo y frío este invierno, que no sé si llegará la primavera.comenta Santiago, con un dejo de angustia en su voz. 

—¡Hasta mañana, cuídate hermano, ehh!

Juan le ha llevado un tazón de sopa, para que se caliente el cuerpo, algo de tocino, unos huevos y una galleta para que pueda aguantar hasta que pase la tormenta. El cielo encapotado empieza a rugir, la lluvia se escucha como un tropel de caballos sobre el techo de chapas de la casa y el viento silba en el alero y se lleva por delante todo lo que encuentra suelto.

Se hace larga la noche en la incertidumbre de lo que pueda pasar.  Golpea con fuerza la lluvia y corre el agua por donde encuentra una grieta, se cansa el cielo de enceguecer la oscuridad en incesantes relámpagos.
Apenas aclara, Juan que solo pudo dormitar un poco se calza sus botas de goma, se cubre con un viejo impermeable y sale chapoteando barro y esquivando las ramas de los árboles que cayeron.  

En  la casa de su hermano, todo está cerrado y a oscuras. Golpea varias veces la puerta y nadie responde, va entonces a la parte de atrás, una de las ventanas está abierta de par en par. Sin pérdida de tiempo salta y una vez dentro de la casa, corre llamando a gritos a su hermano.

¿Santiago, dónde estás hermano? ¡Contesta por favor!!

En la puerta de la habitación queda paralizado, la escena que ve le rompe el corazón. Le cuesta llegar hasta donde se encuentra Santiago, sus piernas se aflojan, no le responden.

Llora Juan como un niño, tapándose con las manos el rostro, se inclina y abraza a su hermano que yace en la cama inmóvil, con uno de los travesaños del techo en medio del pecho.
Maldice en su desesperación a la tormenta, al viento, a la lluvia y a la vida de Santiago. Se arrodilla junto a él, le besa la frente, lo acaricia con ternura.
Retumban aún en sus oídos las palabras de su hermano:

“No sé si este año vendrá la primavera.."





42 comentarios:

  1. Las inclemencias del tiempo y la furia de la naturaleza siempre se ceban en los más pobres y necesitados porque son los que viven en condiciones más precarias. Una de las muchas injusticias sociales.
    Un relato crudo y desgarrador que muestra la cruda realidad en esa parte de la sociedad más desfavorecida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Te agradezco Josep por detenerte a leer. Es así como lo dices, esta historia es muy triste, pero lo que apena más es que es parte de una realidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un relato del que destaco sobremanera la ambientación rural que has conseguido, Mirta. Consigues que sintamos el frío mientras transitamos por ese pueblo que parece a un paso de ser fantasmal.
    La vida en el campo es dura, vives a merced de la Naturaleza y eso tiene sus pros y contras. Me encantó. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, te agradezco muchísimo tu tiempo dedicado para leer. Un honor para mí tus palabras y tu opinión. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un tono melancólico que resalta muchísimo la dureza del relato. Fantástico, Mirta.

    ResponderEliminar
  5. Ciertamente, un relato triste con un final dramático en un entorno rural dónde sus protagonistas sufren la furia de la elementos.
    Suerte en el concurso de "El Tintero"
    Saludos cordiales, Mirta.

    ResponderEliminar
  6. Mirta nos has traído una historia de la pobreza y de los olvidados. Y cuando la furia del temporal acecha se puede uno encontrar con un accidente inevitable. Muy bien contado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida Ma del Carmen por tu comentario. Un abrazo compañera.

      Eliminar
  7. La tragedia se cebó en el pobre Santiago. Primero su familia, de la que sólo sabemos que tuvo un final trágico, y después él mismo. Aunque, teniendo en cuenta los esfuerzos de Juan por ayudarlo, intuyo que si no hubiera sido la tormenta, Santiago se habría ido igualmente, pues se ve la profunda depresión en la que vivía.
    Un saludo Miry.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bruno por tu tiempo. Aprecio tu opinión. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Gracias, Miry, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
  9. Un relato desgarrador, Mirta. Duro y frío como el crudo invierno. Muy buena frase para rematar: “No sé si este año vendrá la primavera.."
    Me gusta, define muy bien el dolor de perder a un ser querido. Las primaveras tardan en volver.
    Suerte en el concurso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho Carmen por leer el relato y comentar con tanto detalle. Es una historia de vida. Me ilusiona que tú y los compañeros lo lean y me digan lo que sienten. Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  10. ¡Hola Mirta!
    Es un placer literario llegar hasta aquí a leer tu relato. En esta historia tan bien contada no he podido dejar de observar el cuidado que pones en la construcción del texto, en el buen hacer de las letras. Hay una delicadeza en la elaboración de los personajes por medio de las escenas verbales y los resúmenes que es una delicia recorrerlos con la mirada. Del mismo modo logras el equilibrio con el contexto sin que haya fisuras de ningún tipo. Se nota mucho trabajo detrás de las palabras, o mucha experiencia, o ambas cosas, lo cierto es que es un placer disfrutar de la lectura y reflexionar acerca de la elaboración.
    Y más allá de esos aspectos resalta la historia que no deja lugar a dudas, la trama me ha llevado a imaginar un barrio de los suburbios, el drama de los olvidados de un buen destino, y la crudeza de la carencia.
    Mirta, has hecho un trabajo excelente.
    Te deseo mucha suerte en el concurso del tintero y me recrimino por no venir hasta aquí a leerte más seguido.
    Un afectuoso abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ariel, te agradezco de corazón tu tiempo para leer y analizar el texto. Me siento muy halagada por tus conceptos, que no sé si merezco. Muchas gracias. Estoy aquí para poder compartir con todos vosotros y para mí tu opinión es en si misma un premio. Un abrazo con mi afecto.

      Eliminar
  11. Hola Mirta!!! Qué triste desenlace; triste otoño, triste primavera para ese hermano. La pobreza y las inclemencias del tiempo en el medio rural acortan los años y arrecian los días. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Emerencia por leer la historia. Así es, los más necesitados son siempre los que más sufren. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Que triste y terrible desenlace, la imagen es dantesca tal y como la describes, difícil de superar para el que lo vio.
    En estos casos siempre se ceba en los mas pobres, tal y como lo corroboras en tu cuento.
    Un abrazo Miry. Suerte en el concurso el T.de Oro
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Puri, por tu tiempo para leer y por tu comentario tan sentido. No me gusta explicar los relatos, solo te digo que esta es una historia de vida. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Todos tenemos una forma de escribir que nos distingue de la de los demás, la tuya, sin duda Miry, por lo que te llevo leído es el amor por la naturaleza, siempre presente en tus escritos, cierto lirismo, y mucha delicadeza. Añado que, esta vez, en “Susurro del viento entre los álamos” has sumado la empatía hacia los llamados menos favorecidos por decirlo suavemente. Si es que perro flaco todo son pulgas.
    Suerte en Tintero Miry. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel por tu apreciación. Sí, es verdad, pareciera que cada uno imprime su sello. A veces hasta se desnuda un poco el alma en los escritos o poemas. A mí me gusta escribir sobre el amor, y las relaciones humanas. La naturaleza me inspira mucho también. Para mí es muy importante la opinión de todos vosotros, es lo que me importa. Gracias. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Un relato lleno de emoción a raudales, Mirta. Qué triste que la vida sea así de dura para algunos, tanto que al final no tienen primavera que llevarse a la esperanza. Es una historia tristísima, pero tan bien contada que es un placer terminar de leerla con el corazón encogido. Me ha gustado mucho :)

    ¡¡Un beso grande y mucha suerte en el concurso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto para mí Julia tus palabras. Me vale muchísimo la opinión de los compañeros como tú. Un abrazo y beso.

      Eliminar
  15. Buenos días, Mirta.
    Acabo de leer tu relato y describes tan bien el ambiente rural y la tormenta que, en estos momentos, me siento sobrecogida, mojada y llena de barro.
    La frase del final es un magnífico broche.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, me alegro que haya despertado sentimientos en ti. Gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Hola, Mirta: Tu relato es conmovedor. Has logrado pintar la trágica situación con vocabulario preciso y ritmo tan rápido como la tormenta destructora.Excelente descripción del paisaje y construcción de los personajes.Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Beba, por tan hermoso comentario. Gracias por animarme. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hola Miry.
    He leído con atención el relato que propones al Tintero de Oro. Te deseo que la votación sea acorde con tus expectativas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, disculpa, pero prefiero que si no te gustan mis relatos y no te dicen nada, no comentes lo que publico. No estoy aquí, para ganar concursos, aunque de eso se trate el grupo gestionado de maravillas por David, en el que he tenido la suerte de conocer personas tan valiosas. Estoy muy feliz por ello y agradezco sus opiniones y aprendo cada día más. Pero comentarios como el tuyo no me aportan nada. Por lo tanto te pido y disculpas por ello, que no te molestes. Te libero por decisión propia. Me siento muy incómoda y creo que no es justo.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con tus palabras, Miry.
      Y dicho sea de paso, tu escrito me ha gustado más que el suyo.

      Eliminar
  18. Siento mucho la incomodidad causada.Te garantizo que no responde a ninguna intención deliberada. En cualquier caso dejo claro mi respeto por tu obra y persona. En consecuencia esta será la última vez que ocupe este espacio de comentarios en tu blog, de acuerdo con tu permiso.
    Un abrazo y mis mejores deseos en tu carrera y afición

    ResponderEliminar
  19. Hola, Mirta:
    Tu relato me ha evocado al inicio, cuando describes la naturaleza del lugar, nada menos que a Juan Ramón. Sí, así, te digo de verdad lo que pasó por mi cabeza.
    Luego la historia de estops dos hermanos es ciertamente trágica, pero muy verosímil. Lo innegable es el amor que siente Juan por Santiago. Y ese final de Santiago ciertamente es duro, pero... así es la vida.
    Me ha gustado tu relato, Mirta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos! Mil gracias por tu comentario tan generoso. Un honor para mí, que no sé si merezco. Te agradezco tu tiempo. Un abrazo compañero de letras.

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Muchas gracias Macondo, por leer y comentar. Agradezco tu tiempo y me hace feliz que te guste. Un abrazo.

      Eliminar
  21. ¡Pues no! Tristemente para Santiago no llegará a ver la primavera. Cuando las desgracias le pillan a uno, no vienen nunca solas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Francisco por tu visita. Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  23. Aunque muy triste, tu relato me ha gustado mucho. Has descrito con mucha sutileza la situación de Santiago y el dolor de Juan. Creo que tus descripciones son muy buenas sin caer en lo obvio y sin resultar cansinas. Un saludo y mucha suerte en El Tintero, Mirta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Beatriz por leer y comentar. Te agradezco mucho tu opinión acerca del relato. Un abrazo.

      Eliminar