miércoles, 10 de enero de 2018

Días de un verano agridulce.

 Los días largos, luminosos y más cálidos anunciaban el verano. No tenía tanta pereza al levantarme. Había algo más por lo cual me gustaba esta época, al comenzar junio toda la familia nos mudábamos un mes a la montaña, a una típica y antigua casa de campo que había pertenecido a mis bisabuelos. Estaba enclavada en un paisaje único. El bosque y el río cercanos la hacían perfecta. Lo más interesante para mis hermanos y para mí, era que quedaba muy a mano del pueblo, que si bien era pequeño, tenía lo suficiente como para divertirnos y pasarlo bien.
El sonido de un coche al detenerse justo enfrente de casa despertó mi curiosidad una mañana. Al momento fui a ver quiénes habían llegado. Era una familia; padre, madre y una chica rubia preciosa que miraba con insistencia hacia nuestro jardín como si adivinara que los espiaba detrás de la ventana.
Bajaban del coche maletas y bolsas, tal vez se quedarían unos cuantos días de vacaciones. Ella, la rubia preciosa, debía tener unos dieciocho, veinte años. Entraba y salía de la casa ayudando a su madre. Esa noche, cuando todos dormían, me levanté a mirar la casa de enfrente, estaba a oscuras, solo se veía una tenue luminosidad en la habitación de la planta alta. Imaginé que era la de ella. Me quedé un rato observando y luego, sin más volví a la cama.
Habían pasado unos tres días desde su llegada, una tarde al salir con la bicicleta, tuve la primera oportunidad para hablar con Celine, que así se llamaba la rubia. Su familia era francesa. Hablaba español con un acento muy personal que la hacía aún más atractiva. Tenía el cabello sedoso, una mirada color miel y unas piernas interminables. Nos presentamos, apenas decir que me llamaba Federico, me estampó dos besos en las mejillas. Olía a jazmines, un aroma que no olvidaré jamás. Hizo un gesto para que esperase un momento, regresó con su bici y salimos a dar una vuelta. Le encantaba recorrer el bosque, me atreví a insinuar que podía acompañarla. Al otro día vino a casa a buscarme. Saludó a mis padres y comentó que nos invitarían a cenar, para conocernos las dos familias.
Al levantarme y abrir la ventana de mi habitación la veía en el jardín leyendo y tomando el sol. A veces me sorprendía mirándola, entonces me saludaba sonriendo y agitando la mano. Un día llegaron unos chicos a su casa, se quedaron hasta el atardecer. Por fin se marcharon, no sin antes besar y abrazar a Celine con bastante entusiasmo. Creo que estaba celoso. Luego todo volvió a la normalidad. Fuimos con su familia al río, ella llevaba un traje de baño azul, parecía una sirena en el agua. Su madre había preparado el almuerzo y comimos al fresco. 
Ansiaba que el tiempo transcurriera lento, muy lento. Cuando salía en su coche a hacer recados me invitaba. Recorríamos el pueblo, le mostraba lugares que conocía, comprábamos chocolate, nos lo pasábamos muy bien. Cuando íbamos caminando, ella siempre me tomaba de la mano. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto de unas vacaciones. No quería pensar en volver a la ciudad y a lo cotidiano. «¡Cuánto la echaría de menos al regresar!»

Un sábado por la noche las dos familias nos reunimos para cenar. Esa tarde había llegado a su casa un muchacho alto y moreno al que Celine besó de un modo, que sin lugar a dudas era más que un amigo. Para mi disgusto él también se quedó a cenar. Casi no pude probar bocado, aunque la comida que había preparado su madre se veía exquisita. Estuve muy incómodo. Celine se comportó cariñosa conmigo, mientras que el intruso no se movió de su lado ni por un momento.
Volví a casa y me encerré en mi habitación. Me recosté en la cama pensando que no podía expresar con palabras lo que sentía. La alegría para muchas personas suele ser lo más natural del mundo, sobre todo estando de vacaciones, para mí no lo era desde esa noche. Las lágrimas siempre encuentran su motivo, y yo tenía el mío. Quería estar solo. A la hora de la comida, todos en mi familia cruzaban entre ellos miradas inquisidoras. Es probable que observaran que mi comportamiento había cambiado, pero no tenían idea de lo que me pasaba. Mis hermanos hacían planes con sus amigos y con las chicas que habían conocido en el pueblo y mis padres disfrutaban a su manera. Todos estaban contentos, menos yo.
El muchacho alto y moreno regresó a la casa de Celine. Ya no cabían dudas. Cuando curioseaba escondido detrás de las cortinas los vi salir, iban abrazados. Lo que pasaba por mi cabeza era un sueño imposible, era mi secreto, un secreto que no podía revelar a nadie. Aprendí, que amar a alguien también provocaba un gran sufrimiento, me había enamorado.
Faltaba solo un día para cumplir ocho años..



57 comentarios:

  1. He venido con tiempo hasta aquí, a sentarme a leer tu relato en la tranquilidad del silencio. Me he dejado llevar lentamente por la inmensa ternura que destila la historia en el recorrido suave de la trama. Lograste transportarme a mi infancia, de inmediato, sin dudar, y me metiste casi sin pensar en la piel del muchacho, y me hiciste recordar los vaivenes del primer enamoramiento. Tu prosa delicada permite eso, que uno pase con suavidad de un párrafo a otro, como si tuviera todo el tiempo del mundo para pasar con lentitud la página. Es el ritmo que tenés para narrar el que le brinda esa naturalidad a la lectura. Es un placer leerte, espero volver pronto para disfrutar de tus escritos. Te mando un gran saludo, Mirta.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ariel! Para mí es un regalo que hayas leído mi relato y dediques este comentario. Te agradezco tu tiempo y me da alegría. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Maravilloso amiga! Lleno de ternura y dulzura como son tus escritos.Felicitaciones!

      Eliminar
    3. Muchas gracias, por leerlo y por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me encantó! Es una Historia preciosa, el sentir de un niño. Descubrir que se enamoró.
    Dentro de un ambiente cálido vacacional. Encuentro semilutud en la forma de algún relato mío. Gracias por compartir me gusto mucho.

    M.J.D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho María que hayas dedicado tu tiempo para leer el relato. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola MIrta. Un enorme placer leer tu relato. La nostalgia, ese dulce sabor que provoca recordar esos primeros amores, y lo que es casi lo mismo, el descubrimiento de que amar también significa sufrir. Un aire fresco recorre el relato, y se agradece, porque hace bien, nos ayuda a recordarnos jóvenes e ingenuos. Un afectuosísimo abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vivian, qué bonito lo que dices. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Mirta, ay, esa tierna edad, la inocencia y la sinceridad, el primer "desengaño amoroso" descrito con sencillez, al igual que los momentos descritos para rodar en la bici vigilando esa ventana, esa puerta, las de esa niña rubia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Una bonita historia de amor contada con exquisito mimo, con adjetivos muy bien elegidos, en la que no se sabe hasta el final que el enamorado es un niño de seis años. ¡Lástima que el amor a esa edad sea por lo general un imposible! ¡Mucha suerte en el concurso! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco Pilar la lectura y tus palabras, que son también un aliciente para mi. Muchas gracias, otro abrazo para ti.

      Eliminar
  6. ¡Ay Mirta! Nuestro primer enamoramiento y primer desencanto nunca se olvida ¿a qué no? y más aún cuando el objeto de nuestro deseo es inalcanzable.
    Sí ya es difícil adoptar la voz masculina, el sentimiento de un niño tiene doble dificultad. Yo creo que lo has conseguido.
    Un fuerte abrazo Mirna. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Isabel! Por tus bonitas palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Qué importa la diferencia de edad cuando uno se enamora, ¿verdad Mirta? Y si encima es el primer amor entonces el dolor que produce su pérdida se intensifica como el calor del mediodía de esas vacaciones de verano.
    Un relato muy tierno, Mirta, que nos devuelve sentimientos olvidados por la maldita madurez.
    Mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bruno, por leer y comentar mi historia. Sí, son sentimientos muy puros los de esa edad temprana..los primeros ensayos del amor. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Una historia tierna muy bien contada, Mirta. Suerte en el Tintero. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Mirta una relato muy bien escrito y narrada desde el enamoramiento de un niño. Es muy tierna esta historia. ¡Suerte en el concurso!. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Mamen! Por leer, y me alegra que te haya gustado. Un abrazo para ti.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. No es fácil cambiar la perspectiva de todo el relato con una única frase, y tú lo has conseguido Mirta. Lo que parecía una historia convencional da un vuelco con esa sorpresa final inesperada. Yo también me he enamorado de la rubia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Ohhh, cuánta ternura en tu relato, Mirta. Si es que el amor no tiene edad (ya lo dije yo en un post que hice sobre mis sobris mellizos, pues uno con dos años y medio se enamoró de una nena).
    Me ha encantado tu historia, muy visual y bien escrita.
    Un beso y suerte en concurso El Tintero de Oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Chelo! Sí, es así, aunque parezca increíble. Un beso y nos vemos en El Tintero.

      Eliminar
  13. Vaya sorpresa, Mirta. Me estabas haciendo sufrir, poniéndome en la piel del joven atormentado, hasta la última línea en la que nos desvelas de quién se trata en realidad. Ay, esos amores infantiles, platónicos o no, también hacen sufrir. Comprendo perfectamente a ese niño enamorado de Celine, pues yo también fui un niño enamoradizo, aunque el objeto de mi deseo nunca fue una chica mucho mayor que yo, jeje. Y ay el verano, que suele ser fuente de enamoramientos y acaloramientos pasajeros.
    Qué bonita la forma en que has ido desgranando los avatares del protagonista y los acontecimientos que le rodean. Al final a uno le queda un dulce sabor en la boca y en la mente.
    Me ha encantado tu naturalidad narrativa, sin complicaciones ni recursos artificiosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Josep! Cuánto me alegra verte por aquí. Muchas gracias por tu tiempo para leer y dejar este bonito comentario. Un abrazo y que estés recuperado, nos vemos.

      Eliminar
  14. Todos tuvimos una primera desilusión y lo narras con tanta ternura que me hiciste volver a mi primer amor. Suerte en el concurso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ana María! Me encanta lo que dices. Abrazo.

      Eliminar
  15. Un relato que desborda ternura, emoción, ansiedad cuando cupido comienza hacer de las suyas por primera vez en un corazoncito. El final es hermoso e impactante. Linda imagen del pequeñin. !Suerte en el concurso!
    Saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho Yessy, tan lindas palabras y tu tiempo. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Tierna historia y preciosa forma de contarla.
    Te felicito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Mirta, por participar en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué maravillosos recuerdos a esos veranos interminables de mi niñez me ha traido tu relato! Sin duda has relatado perfectamente esos primeros amores platónicos y los desengaños que se lleva uno. Enhorabuena. Mucha suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Beatriz, por leer y comentar. Cuánto me alegro haber podido revivir tus recuerdos de la niñez.Misión cumplida para mi.Un abrazo.

      Eliminar
  19. Que tiempos aquellos de la infancia, de los amores platónicos y de los silencios cómplices. Como no ponerse en la piel de ese pequeño y volver a sentir ese sabor agridulce de amar lo inalcanzable. Muy apropiado el título y también me ha gustado esa narración fluida y sencilla. Que tengas mucha suerte en el concurso, Mirta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco Lana tu comentario y tu lectura tan atenta. Un abrazo.

      Eliminar
  20. Cuanta ternura se desprende de este relato, ese primer amor a esas edades es limpio y trasparente, traslúcido y repleto de inocencia.
    Me agradó mucho leerte.
    Un abrazo Mirta.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Puri! Está contado con la voz del niño, por eso parece en principio al leerlo muy infantil, pero lo cierto es que es así como he querido transmitir lo que el pequeño protagonista siente. Te agradezco mucho. Un abrazo.

      Eliminar
  21. Qué relato tan tierno, Mirta. El amor infantil es amor, al fin y al cabo, y aunque sea tomado a broma por los demás, no deja de ser lo más importante del mundo para quien lo siente. Un verano inolvidable para tu pequeño protagonista, en muchos sentidos. ¡Me ha encantado!

    Un abrazo y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia por tu comentario, es así tal cual lo expresas. Unos cuantos amigos me han dicho que les había sucedido..enamorarse de pequeños. Un abrazo.

      Eliminar
  22. ¡Oh, que final más enternecedor! La verdad es que tras leerlo he pensado: "pobre crío, no le queda nada para sufrir". Y es que ha resultado un poco precoz, je je je.
    Muy bueno, Mirta.
    Suerte en el tintero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jean! sí, este niño es muy precoz. Un abrazo.

      Eliminar
  23. Hola Puri
    Muy tierno. Me ha gustado, por un momento he vuelto a mi juventud. Que tiempos!

    Suerte, suerte

    ResponderEliminar
  24. Perdona, quería decir Mirta...en que estaría yo pensando!

    ResponderEliminar
  25. Amiga Mirta, ¡bravo! Me has engañado haciéndome creer lo que querías hacernos creer. Ese final inesperado (por lo menos para mí) me ha hecho disfrutar el texto en toda su magnitud, cosa que te agradezco.
    Te deseo mucha suerte en el "Tintero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Patxi! Siempre tan generoso. Gracias por tu tiempo y tus palabras. Es algo que aprecio mucho, siempre anima a seguir. Un abrazo.

      Eliminar
  26. Tierno, muy tierno!!!! Historia preciosa y un final sorprenderte para redondear el relato.
    Me encantó leerlo!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. ¡Gracias David! Y a mi me encanta que te haya gustado leerlo. Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  28. Que bueno Mirta, que forma más entrañable de narrar, como me has metido en la piel del muchacho y como me has sorprendido con ese final.
    Te deseo suerte, pero creo que no la necesitas.
    Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco muchas gracias por detenerte a leer el relato y por el comentario que has dedicado. Lo aprecio mucho. Un abrazo.

      Eliminar
  29. Enamorarse no tiene lugar ni tiempo, llega en ese momento menos esperado. Una gran historia que atrapa, lo menos que pude imaginar era la edad del chico hasta el final. Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xavier, agradezco mucho que hayas leído el relato. Gracias por tus palabras. Saludos.

      Eliminar
  30. He leído el relato con atención. Te deseo un buen viaje en esta edición del tintero.

    ResponderEliminar