viernes, 28 de abril de 2017

SIN UN ADIÓS.

Me despido de ti,
sin despedirme,
para quedarme en tu mirada.
Como agua cristalina,
se escurre el tiempo
entre mis manos,
quiero atraparte,
para siempre en el abrazo,
en el momento en que dices
que me quieres,
caen lágrimas,
son perlas de rocío,
tu ausencia,
es la ausencia anticipada.
Me voy, y me llevo
tu cariño, tus promesas,
y las mías.
En un rinconcito
de mi alma se acurruca,
esa única imagen en un sueño,
y se funde con lo dulce
y lo amargo de lo eterno.





No hay comentarios:

Publicar un comentario