domingo, 21 de abril de 2019

Inmortales

En un tiempo fuimos inmortales,
nos daba igual mucho azúcar y café
no teníamos prisas, ni temores
los pájaros volaban por volar
los árboles en primavera florecían
así era, por qué habría de cambiar
bailar, disfrutar, era lo nuestro,
tendidos al sol
malgastábamos el tiempo,
teníamos de sobra
quién nos diría lo contrario
 los días eran de colores
para qué preocuparnos,
 en invierno hacía frío, mucho frío
en el verano contábamos estrellas
en las noches perfumadas por la luna.
La vida nos perdonó muchos errores
 pero un día vistió traje y corbata,
la falda se estiró hasta las rodillas,
nos miramos muy atentos al espejo
 él nos dijo: ¡Cuidado con el tiempo!
que es un señor muy serio y no le gusta
que lo despilfarren como así a vuestro antojo.
Nos informaron que aquello de inmortales
 no contaba, había caducado,
como niños buenos lo aceptamos
¡Qué remedio!
No hemos perdido nuestras picardías,
pero vamos con algo de cuidado,
no vaya a ser que en esta travesía
cualquiera se descuelgue distraído.
¡Disfrutad, cantad, gozad amigos míos!
cada día es una aventura inesperada,
la vida es el regalo más preciado
y nos fue dada solo para honrarla.

Si gustas puedes dejar un comentario, tu opinión es importante para mí.





2 comentarios:

  1. El tiempo pasa tan rápido que nuestros días son nuestros máximos tesoros. Pararse a pensar que se quiere hacer con nuestra vidas,... Hay que ser valiente para hacer lo que uno cree y querer ser quien quiere ser.
    Me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu tiempo. Sí, de acuerdo contigo, hay que disfrutar cada día y ser uno mismo siempre. Saludos.

      Eliminar