lunes, 26 de noviembre de 2018

El amigo

Llora cuanto quieras
sobre mi hombro,
desahógate,
cuenta conmigo
para lo que haga falta.

Pero no te equivoques,
no soy mejor que él:
le envidio
cada una
de tus lágrimas.  

(Karmelo Iribarren)

2 comentarios:

  1. Precioso poema. La distancia entre la amistad y el amor suele ser infinita. Amargo consuelo de quien consuela. Un abrazo, Miry.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad David, así es muchas veces..Me encanta el poema de Karmelo. Un abrazo.

      Eliminar