viernes, 25 de noviembre de 2016

Alma de otoño.

 Las hojas doradas

sueñan los sueños

de un atardecer lejano,

 vuelan traviesas


no saben que espero
   
el abrazo y los besos

de aquel viejo amor,


 y una copa de vino


de uvas tempranas,


antes que el invierno


se adueñe del tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario