domingo, 15 de mayo de 2016

Lluvia.

Llueve, la primavera se dedica  a jugar con la lluvia y desparrama su aroma entre los almendros en flor. Las gotitas se deslizan juguetonas, despreocupadas, por el cristal de las ventanas. A ellas no les importa nada, es más, ellas viven de la lluvia.
Los pájaros no vuelan. No los veo. Dime, dónde van cuando llueve. ¿No lo sabes? nadie lo sabe. Ven, quieres venir en esta tarde en que la alegría también se ha escondido...
Ven, caminemos bajo la lluvia y entremos en el primer café que veamos. Mira aquél, sí, aquél, el que está arriba, subiendo esa escalerita, el que tiene los geranios rojos y morados, hartos de beber tanta agua y los parasoles. ¿Sientes el  aroma a café? es tan intenso, vamos, y como nadie nos ve pediremos unas dulzuras de chocolate.
Y así, con el café y el chocolate destejeremos los secretos que tenemos guardados.
Tal vez no me los cuentes todos, y yo tampoco.
Somos amigos y los amigos no necesitan hablar mucho para comprender..





No hay comentarios:

Publicar un comentario